“Hay mucho analfabetismo ambiental”

La coordinadora del Área Educación Ambiental y Capacitación de la Fundación Eco Urbano, Vanesa Zehnder, dijo a AIM que la formación ambiental no debe ser tecnocrática sino crítica para un cambio de modelo de producción y consumo global. La activista destacó la formación en las escuelas, valoró las preocupaciones e intervenciones de las nuevas generaciones, pero advirtió que falta mucha sensibilización y formación de quienes están en los tres poderes del Estado, porque explicó que hay cosas que no se podrán revertir en una década.

La educación es la herramienta de emancipación de la humanidad por antonomasia, pero la praxis es trascendental para transformar las condiciones materiales de existencia en un mundo que colapsa ante el uso y abuso del ser humano de la naturaleza cosificada.

En Entre Ríos “pasan muchas cosas en la educación formal; hay muchas escuelas que tomaron el tema fuertemente (directivos y docentes que se formaron) pero también -dada la crisis ambiental y climática global tan grave que atravesamos- que todo lo que se hace es como poco”, dijo a esta Agencia Zehnder, quien destacó que (por fortuna) la educación hoy “apunta a las generaciones futuras, para que cuando los niños y jóvenes ocupen lugares gubernamentales y entes privados tengan la consciencia crítica que, lamentablemente, los adultos no la tenemos”.

“Es muy importante que los chicos puedan ser críticos, creativos y cuidantes con el mundo que nos está tocando, pero desde ahora”, subrayó la coordinadora del Área Educación Ambiental y Capacitación de la Fundación Eco Urbano, quien señaló que desde la organización trabajan esta agenda hace casi ya 30 años y observan que “no hay tiempo para perder y los chicos no son el futuro, sino que son el hoy, también. Los adultos tenemos que escucharlos porque ellos tienen muchas cosas que decir sobre los temas ambientales, porque están preocupados (porque los indicadores son gravísimos y muy malos) y muchos de ellos ya se están ocupando y están cambiando hábitos y prácticas cotidianas y en esto tienen mucho para enseñarnos”.

Los chicos “son multiplicadores, porque muchas veces este tipo de contenidos las generaciones anteriores no lo tuvimos en las escuelas y la situación ambiental se fue agravando y nos obligó a que se tomen cartas en el asunto y la educación ambiental se dé en las escuelas”, indicó la licenciada, quien aclaró que las instituciones educativas formales “están llenas de contenidos que después no sirven para nada si no se convierte en un cambio actitudinal y en esto hay mucho trabajo por hacer”.

Para que haya un cambio de modelo de producción y consumo global “hay que poner en crisis este modelo, donde la educación no sea algo meramente instrumental (de ‘separá los residuos’, ‘cerrá la canilla’ o ‘apagá la luz’, que es importante) sino que realmente se ponga en crisis las causas profundas que nos llevaron a esta situación social y ambiental global”.

Para la activista, “se tiene que profundizar el rol crítico y para eso la formación docente y de los funcionarios que están en los tres poderes del Estado se torna fundamental, porque las decisiones se tienen que tomar ahora. No podemos esperar diez o 20 años para que esos niños (quienes ahora se forman) tomen las decisiones porque hay cosas que ya no tienen retorno y son quienes están hoy en lugares de poder quienes tienen que definir”.

“Hay mucho analfabetismo ambiental en los tres poderes del Estado”

La urgencia no permite dilaciones, “por eso es tan importante la Ley Yolanda (27.592), que tiene como objetivo garantizar la formación integral en ambiente, con perspectiva de desarrollo sostenible y con especial énfasis en cambio climático, para las personas que se desempeñan en la función pública”, precisó la licenciada.

En ese marco, comentó que actualmente “falta mucha sensibilización y formación de quienes están en los tres poderes del Estado entrerriano. Hay algunas tímidas experiencias, pero hay mucho analfabetismo ambiental en los funcionarios en general, es decir, es un tema que se desconoce porque las generaciones anteriores no tuvieron acceso a este tipo de información, porque los problemas, quizás, no eran tan graves o visibles. Ahora hay que tomar muchas decisiones importantes, no solamente a nivel global sino, también, a nivel regional, provincial y local”.

Con ese diagnóstico, la coordinadora subrayó que “falta formación de personas que son de planta permanente del Estado (técnicos y empleados de carrera), con quienes hay que trabajar y darle cumplimiento a la Ley Yolanda”, porque no se observa que en Entre Ríos “haya pasado mucho en este sentido”.

“Por más que hay algunas experiencias de la Secretaría de Ambiente (que hizo algunas capacitaciones), los problemas son tan complejos que la sensación es que todo es poco y en esto tienen responsabilidad los tres poderes del Estado, el sector privado y la sociedad civil, porque en este barco (que es el planeta tierra) estamos todas y todos y acá nadie se salvará solo, porque los problemas ambientales afectan a todos los habitantes”, aseguró.

Fuente: AIM

Fecha 18/06/2024

 

Suscribite a nuestro Newsletter

Contacto

Redes Sociales

Copyright © 2023 Ecourbano. Todos los derechos reservados