Entrevista a Ana Pía Rabufetti: estudios científicos sobre la laguna Setúbal
26/06/2018 | La laguna Setúbal es un caudal de agua muy importante para la ciudad de Santa Fe. No solo como lugar de recreación, pesca comercial, o atracción turística, sino también por que provee a la comunidad de agua para el consumo cotidiano.
La empresa Aguas Santafesinas realiza el trabajo de potabilización y envía el agua a aproximadamente 500 mil habitantes. Sin embargo, existe un problema de contaminación y debe ser resuelto.

Un equipo de científicos locales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) fueron quienes detectaron los problemas de contaminación. Fue mediante una investigación dirigida por el Dr. Martin Bettler, científico del Conicet, y financiada por la Rufford Foundation (Reino Unido).

Los resultados del informe, fueron publicados en la revista internacional Environmental Monitoring and Assessment. Además, en nuestro país fueron divulgados por el Centro Científico Tecnológico del Conicet, la Agencia Ciencia y Tecnología (CyTA) del Instituto Leloir, entre otros.

Ana Pia Rabufetti, una de las actuantes en el proyecto, accedió a contar cómo fue el trabajo científico y explicó detalles sobre la investigación. Ana Pia, tiene 29 años, es licenciada en biodiversidad y recientemente se recibió de doctora en Ciencias Biológicas en la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Su campo de trabajo se centra en la variabilidad del clima en la cuenca del Plata y sus efectos sobre la hidrología en la cuenca del Paraná. También, estudia cómo a lo largo del tiempo las variables hidroclimáticas y antrópicas repercutieron sobre el ensamble comercial del tramo medio de ese importante río.

— ¿Cómo se inició el proyecto?

— Empezó específicamente en la laguna Setúbal y se fue expandiendo hacia otros ambientes de Santa Fe y Paraná para obtener una mejor categorización y conocimiento acerca del estado en que se encuentran los ambientes lóticos y lénticos del sistema. Este proyecto es financiado por una organización internacional y no surge solamente de estudiar una problemática local, sino que es un conflicto que impacta a nivel regional, provincial, nacional e internacional.

— ¿Cuál es el objetivo de su trabajo científico?

— Brindar a la sociedad datos empíricos, numéricos y fiables con una base científica que permita conocer la cantidad y los tipos de plásticos contaminantes que se encuentran en la laguna Setúbal y en los ambientes del valle de inundación del río Paraná. Tenemos que conocer cuál es el problema real, y de dónde provienen los residuos.

— ¿Cómo reaccionar ante esta clase de datos?

— No hay que ser tremendista cuando se dan este tipo de noticias ambientales sino pensar que sirven para llamar la atención, para plantearlo en la agenda y para que sea tratado con seriedad. Los mensajes apocalípticos en ecología o biología no sirven, sino que generan desaliento.

— ¿Cómo está integrado el grupo científico?

— El equipo está conformado por 10 personas que trabajan interdisciplinariamente en el Laboratorio de Hidroecología del Instituto Nacional de Limnología (INALI) que depende, tanto del Conicet como de la UNL. Allí trabajamos de manera interdisciplinaria: geógrafos, ingenieros hídricos y biólogos. Los investigadores a cargo del laboratorio son el Doctor Martin Bettler y Dr. Luis Espínola, y el Ingeniero Mario Amsler. También participan becarios doctorales y posdoctorales.

— ¿Cómo trabajaron y qué cuestiones se deben tener en cuenta para realizar este tipo de análisis?

— La tarea científica es un trabajo colaborativo y en equipo, por más que a veces aparezca un cabecilla o un nombre. En la primera parte de este proyecto se establecieron transectos para poder cuantificar, pesar, medir y analizar los tipos de plásticos que se encontraron. Según el protocolo internacional, se clasifican en macro, meso y micro. Los primeros son aquellos que tienen fragmentos mayores a 2,5 centímetros, o sea que son visibles y detectables al ojo humano. Suelen llamar la atención de la gente rápidamente en la playa, cuando estas pescando o corriendo por la costanera. En cambio, los meso, son más difícil de observar porque tienen un tamaño que va entre los 5 milímetros y los 2,5 centímetros. Para localizar estos fragmentos se establecen parcelas (cuadrantes) de un metro cuadrado. En el caso de la laguna, encontramos una cantidad aproximada de 700 fragmentos por metros cuadrado. También están los micro plásticos que son menores a los 5 milímetros. Para localizarlos, se hacen cuadrantes en la arena, en la línea de deposición de 0,25 cm. por 0,25 cm. y 2,5 cm. de profundidad. Se junta con una palita, se tamiza y se obtiene un excedente que son los plásticos de mayor tamaño. Luego, se hace un proceso de laboratorio donde se separan los plásticos de las partículas o granos de arena, por un proceso físico y químico específico.

— ¿ Cómo se dividen las tareas?

— Hay tres períodos de trabajo: el de campo, el de laboratorio y el posterior al mismo. Todos participamos y aportamos desde nuestra área específica de conocimiento sobre la planificación, la selección de los ambientes, el diseño del marco de trabajo, el método, el muestreo y los tiempos. Luego, se hace un trabajo de campo en el que 3 o 4 personas van a los sitios seleccionados, allí se establecen las zonas donde serán recolectados los macro, meso y micro plásticos y continúa por el lavado, el secado, la clasificación y la identificación de plásticos.

— ¿Cuánto tiempo les demandó hacer el primer trabajo o el producto final denominado paper?

— Entre el muestreo, los análisis de datos y elaboración del trabajo nos llevó un poco menos de un año, entre 8 a 9 meses.

— ¿Qué tipos de plásticos provocan el mayor problema?

— Los micro, porque son invisibles al ojo humano. Son los más preocupante para el ambiente y son difíciles de eliminar. Estos plásticos quedan en suspensión en la columna de agua, son arrastrados a lo largo de todos los ambientes, causes secundarios y arroyitos menores de la planicie de inundación. Cuando el agua crece, los residuos plásticos que están depositados en las playas ingresan a los cauces, se dirigen a la laguna, continúan por el Paraná y, finalmente, desembocan en el mar, donde se producen grandes islas de esos residuos. Este problema es acompañado por el natural proceso hidrológico. Además, esos micro plásticos son ingeridos y se acumulan en el tracto digestivo de peces, aves, reptiles, o anfibios. Se produce un proceso de bioacumulación y luego, sigue la cadena de alimentación animal que puede terminar en nuestra plato de comida, por ejemplo: cuando comemos un sábalo.

— ¿Cuáles son las posibles soluciones para abordar esta problemática?

— Creemos que se debe abordar de manera colaborativa, interdisciplinar y con organizaciones no gubernamentales de la sociedad o el Estado. Es necesario que se establezcan mesas de trabajo y charlas destinadas a diferentes instituciones educativas. Además, es importante participar en festivales o encuentros que organizan las ONG o instituciones barriales. La contaminación es un tema complejo que requiere de la responsabilidad y el accionar de diferentes actores de la sociedad.

— ¿De dónde vienen los residuos que se encuentran en la laguna Setúbal?

— La mayoría proviene de los desechos domiciliaros que la gente usa en su casa y no industriales como uno creería. Hay que concientizar a la gente para lograr un cambio de hábito y generar conductas cotidianas fácilmente practicables. Las personas van a pescar a la isla y no vuelven con sus residuos. El Estado es responsable de cuestiones sanitarias y debe pensar nuevas estrategias para limpiar las playas. También hay que sensibilizar a la sociedad en cuanto a la importancia y los provechos que tienen los programas de separación.

— ¿Qué pensás acerca de la eliminación de bolsas plásticas en los comercios?

— No entregar bolsas plásticas en camiseta y volver a algunos hábitos de cuando éramos chicos, como la teoría de las tres erres (Reducir, Reciclar y Reutilizar), es un aporte. Hay que utilizar las bolsas de tela o el carrito.

— ¿Hablaron con los gobiernos de las distintas provincias que componen la cuenca del Paraná?

— Sí, el gobierno local, provincial y la Municipalidad de Paraná se comunicaron con nosotros para conocer los resultados y ver de qué manera se podrían establecer líneas de trabajo. Sin embargo, el tiempo político es distinto a la inmediata necesidad de soluciones que se requiere para contrarrestar la contaminación. Sin embargo, notamos la voluntad política y la intención. Solo faltan estrategias que estén pensadas a largo plazo y a nivel macro, no solamente en una localidad particular.

— ¿Se está haciendo algo desde la educación o hay algún proyecto para concientizar a las personas?

— Creemos que la educación ambiental es fundamental. En el INALI, las visitas que recibimos de las diferentes instituciones educativas va en aumento. Lo hacen tanto en la semana de la ciencia, o por el propio interés de los docentes. Esto nos permite mostrarles a los chicos cuáles son los temas que se están investigando, qué líneas de trabajo existen, cuáles son los métodos, cómo es la práctica diaria y en qué consiste la labor científica. Considero que la educación y sensibilización ambiental es fundamental para el establecimiento de cualquier política pública. Por más voluntad o plata que haya detrás de un proyecto, si la sociedad no está comprometida, es imposible que se genere un cambio a largo plazo.

— ¿Existe la posibilidad de realizar otro análisis en la laguna Setúbal?

— Sí, la idea es poder repetir el análisis con otros niveles hidrométricos del río y replicar los estudios en otros sitios. También, estamos sumando otros ambientes para caracterizarlos de manera comparativa. Por ejemplo: en diferentes puntos del tramo medio del río Paraná, en bancos e islas que se suponen menos perturbadas por contaminación.

Fuente: Bajada Libre


Red Escuelas Verdes
Suscripción al Boletín
Nombre:
mail:
La suscripción al boletín se envió
correctamente.

Muchas gracias

.:volver:.
Complete los datos requeridos.
Si no se envía el formulario intente
nuevamente mas tarde.

Muchas Gracias.

.:volver:.
Ud ya se encuentra registrado en
nuestro Boletín Ambiental .

Muchas Gracias.

.:volver:.
Foto de la semana
ESTACIÓN DE TREN ABANDONADA EN POLONIA
ESTACIÓN DE TREN ABANDONADA EN POLONIA
Cada vez que la naturaleza reclama lo que la civilización ha dejado atrás, deja a su paso una increíble vista. En diversos lugares del mundo líneas de tren, barcos, edificios e incluso ferias de juegos han quedado abandonadas, pero no por eso se mantienen en el olvido.
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
ECOURBANO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.
pie