Heike Freire y la Pedagogía Verde: cómo hacer que los niños reconecten con la naturaleza
12/10/2021 | Frente a la pedagogía "blanca" (las recompensas) y la pedagogía "negra" (los castigos), la educadora reivindica que la naturaleza sea el nexo de todas las materias y empape todos los conocimientos.

Había un librito, titulado 50 cosas que los niños pueden hacer para salvar la Tierra, que circulaba hace tiempo por las escuelas. Heike Freire, autora de Educar en verde, lo llegó a utilizar con sus alumnas. Hasta que una niña de cinco o seis años expresó su "sentida queja" ante el planteamiento de la obra: "¡Pero ¿cómo vamos a salvar nosotros la Tierra con lo mal que la estáis dejando?!". 

Ese lamento infantil caló en el corazón de la pedagoga, que no tardó en llegar a una conclusión: "El problema de la educación ambiental, tal y como se ha practicado hasta el momento, es que se basa en la culpa y el miedo: dos emociones desagradables de las que tenemos tendencia a huir. La historia subyacente en buena parte de los discursos ecologistas es que los seres humanos somos malos para el planeta. Con un relato así, no puede hacerse mucho más que premiar o castigar ¿No te parece?". 

Frente a la pedagogía "blanca" (las recompensas) y la pedagogía "negra" (los castigos), Heike Freire reivindica la pedagogía "verde", que propone un acompañamiento de los "procesos naturales" de desarrollo y aprendizaje en los niños, empezando por la reconexión con ellos mismos y con su entorno. De modo que vamos dejando de mensajes tremendistas ante el cambio climático como "salvar" el planeta, que tanta "ecoansiedad" genera en los niños y en los no tan niños. Y vamos a sustituirlo por algo tan sencillo como "amar a la Tierra". 

BIOFILIA 

"El ser humano lleva siete millones de años en este planeta y a lo largo de ese tiempo ha contribuido con otros seres vivos a la creación y a la vitalidad de la biosfera. Nuestra capacidad de destrucción es mucho más reciente. Representa un instante de la historia de la humanidad en el que hemos perdido completamente nuestro sentido innato de conexión con la Tierra. Al recuperar ese sentido, recuperamos también el amor por la naturaleza. Y es imposible hacer daño a alguien que verdaderamente amas". 

Freire reivindica el concepto de "biofilia" (amor a la vida) acuñado en su día por Erick Fromm y actualizado por Edward O. Wilson y Stephen Keller: "Hay un cariño espontáneo que puede apreciarse pronto en cualquier bebé con un crecimiento medianamente saludable: ama la tierra, le gustan el agua, las plantas, los árboles, los animales diminutos y los grandes... Por eso, cuando se encuentra entre ellos, expresa curiosidad, alegría y entusiasmo". 

La Naturaleza como madre y maestra. Esa es la propuesta de Heike Freire, testigo y parte del "avance enorme" de la conciencia ambiental en los colegios desde que publicó "Educar en Verde" hace una década: "Muy poca gente valoraba entonces la necesidad del contacto con el mundo natural. Ver a una criatura jugando con tierra o buscando bichos, subido a un árbol o plantando una semilla, no parecía algo importante para su futuro". 

"Hoy, sin embargo, cada vez son más las personas que saben lo vital de ese contacto, su enorme trascendencia presente y futura", puntualiza la pedagoga "verde", editora de un reciente libro -"Patios Vivos"- con decenas de iniciativas a lo largo de nuestra geografía para desasfaltar los lugares de recreo y "renaturalizar" desde dentro las escuelas. 

"También hay cada vez más docentes que se atreven a impartir sus clases al aire libre, en el patio o en el entorno de los centros. Escuelas que literalmente ocupan jardines públicos y entregan la alegría de los niños y las niñas como una ofrenda para la salud y el bienestar de sus vecinos. Y familias que se organizan para crear espacios al aire libre en sus barrios, que prefieren ver a sus hijos manchados y felices al final del día, en vez de limpios y malhumorados". 

UN NEXO ENTRE MATERIAS 

Más que como una nueva "asignatura", Heike ve el medio ambiente como un hilo que conecte y empape todos los conocimientos, y ahí encaja también el cambio climático ("que es un concepto demasiado abstracto para que los niños y niñas de 14 años puedan entenderlo plenamente") o la pérdida de biodiversidad, "algo más concreto y cercano, que pueden palpar e investigar, y que les puede llegar al corazón". 

"El medio ambiente tiene que ser el nexo de todas las materias, donde cada cual pueda construir su propia trayectoria", advierte. "No tenemos ni idea de lo que requerirá el mercado laboral en diez años, pero sabemos que necesitaremos buenas personas.... Y seguramente agricultores para cultivar productos de proximidad. Y biólogos para reparar los ecosistemas. E ingenieros que puedan diseñar tecnologías inspiradas en la naturaleza. Y artistas y comunicadores capaces de crear una nueva narrativa centrada en la vida y enraizada en la tierra". 

Sobre la marcha, Heike Freire se ha ido dando cuenta de que el "déficit de naturaleza" -el concepto acuñado por Richard Louv en "Los últimos niños en el bosque"- es también un problema acuciante entre los adultos: "Es tarde para centrarnos exclusivamente en la infancia. Necesitamos hacer un planteamiento ecológico en el corazón de la sociedad y la cultura. Es vital que cada persona recupere el contacto con la naturaleza". 

Lo ocurrido durante la pandemia, con esa invasión en masa de los espacios verdes tras el confinamiento, es a su entender una muestra palpable de hasta qué punto necesitamos esa reconexión... "Lo que ocurre es que seguimos objetualizando la naturaleza. Tratamos de "exprimirla" para que nos proporcione un bienestar que hemos perdido. Acudimos con ansia a esos lugares y creamos problemas con cosas tan básicas como los ruidos o la limpieza". 

En esa línea se incluye la última actuación auspiciada por Heike Freire en su Curso Superior de Pedagogía Verde: el primer Parque del Silencio en España. Con el apoyo de una decena de educadoras que se sumaron al proyecto, el "título" ha recaído sobre el Parque del Montegre i Corredor en Barcelona. Se trata de la máxima distinción que otorga Quiet Parks International, una organización de ecología acústica que premia a los lugares donde es posible una inmersión en el "silencio natural". 

"Es el primer reconocimiento de este tipo que recibe un parque de la península y esperamos que inspire a otros parques", advierte Heike Freire. "Para celebrarlo, organizamos la jornada "Latidos del Montnegre", que tendrá lugar el 9 de octubre". 

ECOANSIEDAD 

Recalca la pedagoga la necesidad de involucrar a todas las edades en la apremiante tarea de "reconectar con la naturaleza", y recuerda el papel fundamental que tienen los adultos como referencia o "modelo" para niños y niñas. Al fin y al cabo, la educación es un reflejo de la sociedad y la cultura: "Es la pescadilla que se muerde la cola". 

"La ecoansiedad de la que tanto se habla es miedo, miedo a la vida, en el fondo es biofobia", sostiene Heike. "Favorecer el contacto cotidiano con la naturaleza, y desde la emoción positiva de amor, cuidado y afecto hacia el planeta, es del todo necesaria para que los niños desarrollen proyectos de transformación, que se empoderen y puedan hacer cosas positivas". 

Le preguntamos finalmente a la autora de Educar en verde por el "efecto Greta", y asegura que ha sido "muy positivo, especialmente para los jóvenes de secundaria y bachillerato" por lo que tiene de "modelo cercano de compromiso con el planeta". A su entender, el amor a la naturaleza es compatible con la "valentía" de poder señalar con el dedo a los adultos y decirles: "Nos estáis robando nuestra infancia, nuestro futuro". 

"Es importante que crezcan muchas Gretas, que puedan mostrar la hipocresía e inmadurez de unos discursos ecológico-educativos elaborados muchas veces por personas totalmente desconectadas de la naturaleza", advierte la pedagoga. "Discursos con los que se pretende "hacer algo" cuando, tal vez por egoísmo o cobardía, estamos desplazando a la siguiente generación problemas urgentes, que requieren solución en el presente. Porque no existe el egoísmo cuando realmente amas, ni la cobardía cuando defiendes aquellos de aprecias. Necesitamos cientos, miles de Gretas para tomar conciencia de nuestra desconexión y ponernos en marcha para recuperarla". 

Fuente: El Mundo 

Red Escuelas Verdes
Suscripción al Boletín
Nombre:
mail:
La suscripción al boletín se envió
correctamente.

Muchas gracias

.:volver:.
Complete los datos requeridos.
Si no se envía el formulario intente
nuevamente mas tarde.

Muchas Gracias.

.:volver:.
Ud ya se encuentra registrado en
nuestro Boletín Ambiental .

Muchas Gracias.

.:volver:.
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
ECOURBANO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.
pie