La lenta agonía de la Amazonia brasileña a vista de pájaro
03/08/2022 | La mayor selva tropical húmeda del planeta perdió en el primer semestre de este año casi 4.000 kilómetros cuadrados de vegetación. El fotoperiodista Victor Moriyama lleva años retratando desde el aire los desafíos a los que se enfrenta.

La maleta donde Victor Moriyama guarda su equipo fotogr谩fico est谩 impregnada de olor a humo desde hace a帽os. No hay manera de quit谩rselo, como tampoco hubo forma de apartar de su mente el impacto que provoc贸 una imagen aterradora: aquella tarde de agosto en que una inmensa nube de humo cubri贸 la ciudad de S茫o Paulo. Sucedi贸 hace tres a帽os, cuando los monumentales incendios en la Amazonia dejaron su rastro de ceniza miles de kil贸metros al sur. Moriyama tard贸 muy poco en reaccionar, hizo algunas llamadas y en pocas horas estaba en la otra punta del pa铆s, subido a una avioneta de Greenpeace fotografiando la cat谩strofe. 

鈥淔ui el primer fot贸grafo en llegar. Eso marc贸 un antes y un despu茅s. Iba para un fin de semana y me acab茅 quedando dos meses鈥, comenta el fot贸grafo, que ahora suele viajar a la Amazonia entre cinco y ocho veces al a帽o. Las fotos de aquellos d铆as, que lleg贸 a compartir en sus redes sociales el actor Leonardo DiCaprio, le reportaron premios y un empuj贸n definitivo a su carrera. 

Desde entonces, ha sobrevolado la Amazonia en varias ocasiones, una experiencia que define como una mezcla de sentimientos contradictorios: 鈥淓s algo muy fuerte. Cuando sobrevuelas una zona preservada tienes la sensaci贸n de estar encima de un gran oc茅ano verde, de que la selva es infinita. Pero eso lo vives s贸lo en las reservas ind铆genas o en los parques naturales. Cuando es un 谩rea que no est谩 protegida enseguida aparece el ganado, los incendios鈥 Esa transici贸n es muy clara, explica. 

La Amazonia es una inmensidad de siete millones de kil贸metros cuadrados desparramada por ocho pa铆ses. El 60% de la selva est谩 en Brasil, donde algo menos de la mitad de ese territorio tiene alg煤n tipo de protecci贸n legal, o bien parques naturales o reservas ind铆genas. La idea constantemente repetida de que los ind铆genas son los 鈥済uardianes del bosque鈥 no es balad铆. En las tres 煤ltimas d茅cadas, mientras que la p茅rdida de cubierta vegetal en 谩reas privadas fue del 20,6% en las tierras ind铆genas fue de apenas el 1%, seg煤n un reciente estudio de MapBiomas. 

No obstante, los territorios legalmente reconocidos por el Estado brasile帽o como pertenecientes a los ind铆genas sufren cada vez m谩s invasiones ilegales, una vulnerabilidad que se explica en buena parte por el desmonte de los 贸rganos federales que deber铆an cuidar de esos territorios, como la Fundaci贸n Nacional del Indio (FUNAI), el Instituto Brasile帽o del Medio Ambiente (IBAMA) o el Instituto Chico Mendes de la Biodiversidad (ICM-Bio). La mayor铆a de los delitos ambientales est谩n vinculados a la apertura de pastos para el ganado, aunque la extracci贸n ilegal de madera o minerales tambi茅n provoca da帽os irreversibles. 

La deforestaci贸n en la Amazon铆a no es un fen贸meno nuevo, pero s铆 lo es el negacionismo instalado en el Gobierno. El presidente Jair Bolsonaro lleg贸 a decir que invitar铆a a inversores internacionales a sobrevolar la selva, para que comprueben que est谩 鈥渆xactamente igual que cuando fue descubierta en el a帽o 1500鈥. Pero las im谩genes de Moriyama y los datos (n煤meros oficiales, elaborados por el propio Gobierno) son rotundos. 

En el primer semestre de este a帽o la Amazonia brasile帽a perdi贸 3.988 kil贸metros cuadrados de superficie, seg煤n las im谩genes que captan los sat茅lites del sistema Deter del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), 贸rgano estatal vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnolog铆a. Es una superficie que equivale a dos veces y medio la ciudad de S茫o Paulo, y el peor dato para este periodo en los 煤ltimos siete a帽os. 

鈥淓ste modelo de desarrollo que s贸lo busca el beneficio y no la conservaci贸n del planeta camina hacia la destrucci贸n, aunque sea a largo plazo. Es muy triste, me duele mucho鈥, dice Moriyama, que a pesar de que no esconde el activismo que trasluce su trabajo asume que la realidad de la Amazonia es extremadamente compleja. Nada es blanco o negro. Como en las cenizas que dejan los incendios, la realidad socioambiental de la regi贸n tambi茅n es un abanico de tonos grises. La Amazonia es un santuario para el planeta, pero tambi茅n es el hogar de m谩s de 28 millones de brasile帽os. De las oportunidades que tengan para desarrollarse de forma sostenible depender谩 el futuro de la selva. 

Galer铆a de fotos https://bit.ly/3BFd6MI 

Fuente: El Pais

Red Escuelas Verdes
Suscripción al Boletín
Nombre:
mail:
La suscripción al boletín se envió
correctamente.

Muchas gracias

.:volver:.
Complete los datos requeridos.
Si no se envía el formulario intente
nuevamente mas tarde.

Muchas Gracias.

.:volver:.
Ud ya se encuentra registrado en
nuestro Boletín Ambiental .

Muchas Gracias.

.:volver:.
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
ECOURBANO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.
pie