Bioconstrucción, una diplomatura que despierta interés en la comunidad
13/10/2020 | El interés en la bioconstrucción es cada vez mayor y esas inquietudes en un contexto en el que el medio ambiente aparece agredido se traduce en una larga lista de inscriptos a la diplomatura que se dicta en la UTN Seccional Paraná.
El interés en la bioconstrucción es cada vez mayor y esas inquietudes en un contexto en el que el medio ambiente aparece agredido se traduce en una larga lista de inscriptos a la diplomatura que se dicta en la UTN Seccional Paraná. La bioconstrucción integra una serie de técnicas que incluyen la utilización de materiales amigables con el entorno, que derivan en mejores condiciones de iluminación y aireación.

Un número de inscriptos que sobrepasó varias veces el cupo disponible es un dato relevante si se quiere dar cuenta del interés en formarse en bioconstrucción. La diplomatura que se ofrece en Paraná tiene al técnico geómetra Giuseppe Mingolla, como uno de los coordinadores, quien dio detalles del curso y profundizó en aspectos vinculados a esta técnica de construcción.

–¿De qué hablamos cuando hablamos de bioconstrucción? ¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de aplicarla?

–Hablamos del desarrollo de sistemas constructivos que relacionan de un modo armónico las aplicaciones tecnológicas, los aspectos funcionales y estéticos, y la vinculación con el entorno natural o urbano, para lograr un hábitat que responda a las necesidades humanas en condiciones saludables, sostenibles e integradoras. Todo esto se puede pensar y lograr a través del diseño bioclimático, la utilización de técnicas constructivas apropiadas y apropiables, generación de energía limpia, tratamiento de las aguas servidas, materiales disponible en el lugar o disponibles en un radio razonable que permite mantener la huella de carbono con una baja incidencia.

–¿Por qué es importante optar por la bioconstrucción?

–Es propio de nuestro tiempo el reconocimiento de diversos y numerosos problemas que nos están llevando hacia un colapso ambiental, tanto en escala local como global, y entendemos que estos problemas no surgen de manera aislada, sino que se articulan como emergentes de un sistema de desarrollo humano a nivel mundial y que nos pone ante problemáticas de tal complejidad que resultan inéditas en la historia de la humanidad. Todo esto, configura un amplio espectro de diferentes órdenes materiales y simbólicos que nos interpela como sociedad contemporánea, que devela la crisis del modelo de desarrollo actual, de los valores que estamos sosteniendo como sociedad, y del principal dispositivo instaurado en la modernidad para legitimar: la fragmentación y homogeneización del conocimiento.

–¿Cuáles son las características de una vivienda sustentable? ¿Cuáles son sus fortalezas?

–Como decía mi maestra, arquitecta y bioconstructora, Rosario Etchebarne: «Un buen sombrero y buenos zapatos». Esta es la característica madre de una vivienda sustentable que utiliza la tierra como materia prima. Entre sus fortalezas podemos enunciar la calidad y la calidez, el fuerte ahorro energético. Las debilidades se muestran en el mal manejo de los materiales y de las técnicas constructivas mal ejecutadas.

–¿Y los riesgos?

–Los riesgos son los mismos que puede tener cualquier construcción al momento de no haber hecho bien los cálculos y no haber respetado las reglas del arte del buen construir. En la diplomatura estamos tratando varias técnicas constructivas también según los parámetros antisísmicos.

–¿A qué se hace referencia cuando se habla de materiales locales de bajo impacto ambiental?

–El primer material local que encontramos en abundancia es la tierra, el suelo. Me gusta tomar como ejemplo el escudo de la ciudad de Paraná. En su representación encontramos el trigo (óptima fibra y buen aislante térmico), madera (utilizada para estructura primaria y secundaria), agua, tierra, arena de nuestro río y una persona que camina sobre un muelle, lleva cal desde una cantera a un barco. Vale la pena recordar que en Entre Ríos tenemos yacimientos de excelente cal y yeso. Este es un ejemplo de materiales locales de bajo impacto ambiental.

–¿Qué dice la normativa vigente respecto a la construcción natural? ¿Le parece que es suficiente o hay aspectos que es mejor revisar?

–Siempre hay márgenes para mejorar las cosas. La ordenanza municipal de Paraná, por ejemplo, ya contempla varios aspectos importantes que reglamentan las construcciones que utilizan materiales naturales. Vale la pena comentar que junto a la Municipalidad de Paraná, a través de la Secretaría de Ambiente, la cooperativa Cuidadores de la Casa Común y la Fundación Eco Urbano, estamos presentando un proyecto en el marco del Plan nacional Argentina Hace para la construcción de un SUM experimental que tiene entre sus objetivos lo de ser la primera obra pública que utilizará en su mayor porcentaje materiales naturales.

–¿Qué vendría a justificar que la Universidad le preste atención a este tema en particular?

–Tuvimos casi 300 pedidos de información y casi la mitad de pre-inscripciones. Finalmente pudieron asistir las 50 personas que contemplaba el cupo establecido. Nos duele haber dejado afuera a las demás personas. Esta pequeña estadística y el contexto, tanto local como global respecto a la necesidad de un desarrollo sostenible, nos interpela para buscar la forma para que esta disciplina sea incluida en el seno de la educación formal y universitaria. La diplomatura como otras actividades propuestas en todo el país, nos muestran que estamos respondiendo a una demanda a la cual las universidades no están dando espacios. La experiencia que estoy coordinando gracias a la Secretaría de Extensión Universitaria y Cultura de la UTN de Paraná en convenio con la Fundación Eco Urbano de Paraná y con el apoyo de la Red Protierra Argentina,  tiene entre sus intenciones la de analizar e investigar los territorios de cambios e innovación social que redefinen el espacio del conocimiento y de la cultura. En estas dinámicas, la bioconstrucción, insertada en los procesos de intercambio de conocimiento, es capaz de afectar las asimetrías sociales y procesos culturales. Observar, intentar comprender la complejidad del hábitat sin recurrir al prisma del reduccionismo sino para un conocimiento compartido. Poner los conocimientos y facilitar el encuentro de los saberes, al servicio de las comunidades.

–Es el segundo año que se realiza la diplomatura en bioconstrucción ¿Qué evaluación hacen del año anterior, y qué se vislumbra en un futuro cercano?

–El año pasado tuvimos 15 participantes y mientras se dictaban las clases se ha sancionado una ley provincial -la 10.736- que fomenta el utilizo de materiales naturales para la construcción. En el mismo mes de octubre de 2019 se sanciona una ordenanza en la ciudad de Paraná que reglamenta la bioconstrucción. Como coordinador nacional de la Red Protierra Argentina he visto aumentar el pedido de información respecto a cursos de formación y de asesoramientos para acompañar la formulación de legislaciones y normativas para diversas localidades del país. Este año nos acompañan la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad Nacional de San Juan, el Senado y la Vicegobernación de la provincia de Entre Ríos que han propiciado becas para varios asistentes. El futuro es ya el presente.

Fuente: El Diario


Red Escuelas Verdes
Suscripción al Boletín
Nombre:
mail:
La suscripción al boletín se envió
correctamente.

Muchas gracias

.:volver:.
Complete los datos requeridos.
Si no se envía el formulario intente
nuevamente mas tarde.

Muchas Gracias.

.:volver:.
Ud ya se encuentra registrado en
nuestro Boletín Ambiental .

Muchas Gracias.

.:volver:.
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
ECOURBANO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.
pie