“Argentina se opuso a una transformación de los sistemas alimentarios”
29/04/2021 | Se acaba de discutir en la FAO (Naciones Unidas) un documento sobre seguridad alimentaria. Argentina votó en contra de los derechos de los campesinos y pueblos indígenas y a favor del uso indiscriminado de plaguicidas. La cuestión de fondo es: la alimentación debe ser un derecho humano o un negocio?

El Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA) de la ONU aprob贸 las Directrices Voluntarias sobre los Sistemas de Alimentaci贸n y Nutrici贸n. Luego de cuatro a帽os de debate, se impusieron los intereses de los pa铆ses agroexportadores y se dejaron de lado las propuestas de los movimientos campesinos, de peque帽os productores y de los pueblos ind铆genas. Los funcionarios argentinos se alinearon con el sector empresario y dieron la espalda a la agroecolog铆a como principal motor de cambio. 

 

Por Nahuel Lag 

 

El sistema de Naciones Unidas puede resultar una estructura de cajas chinas, de debates extensos, tras los que el resultado de declaraciones, directrices y recomendaciones se dilatan en su aplicaci贸n nacional cuando resultan favorables a la sociedad civil, pero resulta esclarecedor respecto de las relaciones entre los Estados y las corporaciones. En febrero pasado, el Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA) de la ONU aprob贸 las Directrices Voluntarias sobre los Sistemas de Alimentaci贸n y Nutrici贸n (Dvsan). El documento llev贸 cuatro a帽os de debate, pero se cerr贸 de forma apresurada desoyendo todos los objetivos propuestos por las organizaciones y movimientos sociales de campesinos y pueblos ind铆genas para alcanzar sistemas alimentarios sostenibles y saludables, bajo la presi贸n del grupo de pa铆ses agroexportadores encabezados por Estados Unidos y Rusia, y acompa帽ados fielmente por Brasil y Argentina, que se opuso a priorizar el modelo agroecol贸gico para dar lugar a 鈥渙tras innovaciones鈥 impulsadas por la agroindustria, solicit贸 ajustar los par谩metros de 芦inocuidad alimentaria禄 al sistema de comercio internacional 鈥攑ermisivo con los residuos de agrot贸xicos鈥 y minimiz贸 el rol de los mercados de producci贸n local para la agricultura familiar.   

 

鈥淓l peligro que advertimos en el Comit茅 de Seguridad Alimentaria y, en t茅rminos m谩s generales en la ONU en los preparativos de la Cumbre de los Sistemas Alimentarios, es la captura corporativa para invisibilizar las alternativas al sistema agroalimentario actual que se proponen desde los territorios y, en particular, a los peque帽os productores, que son los que proveen de alimentos saludables, ecol贸gicos y equitativos a la poblaci贸n. Tanto en el documento final de las directrices como los ejes planteados para la Cumbre ofrecen soluciones que siguen en el status quo para no cambiar el modelo agroindustrial鈥, advierte, en di谩logo con Tierra Viva desde Roma, Magdalena Ackermann, co-facilitadora del Grupo de Trabajo de Alimentaci贸n y Nutrici贸n del Mecanismo de la Sociedad Civil y Pueblos Ind铆genas (MSC).   

 

El MSC fue creado en 2010 luego del proceso de reforma de la Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA) con el mandato de cumplir con el derecho a la alimentaci贸n y poner al centro las voces de las poblaciones m谩s afectadas por la malnutrici贸n y el hambre. El mecanismo est谩 integrado por organizaciones de la sociedad y movimientos sociales 鈥攁gricultores de peque帽a escala, pastoralistas, campesinos, pescadores artesanales, comunidades urbanas en situaci贸n de inseguridad alimentaria, movimiento sin tierra, trabajadores agr铆colas, consumidores, mujeres y j贸venes鈥 que, por ejemplo, durante el debate de las Directrices (Dvsan) tuvo en un rol protag贸nico a movimientos como La V铆a Campesina y el Movimiento Agroecol贸gico de Am茅rica Latina y el Caribe (Maela).  

 

Sin embargo, 鈥渟i existen propuestas del MSC pero no hay Estados miembro del CSA que las apoyen, lamentablemente esas propuestas no se toman鈥, sintetiza Ackermann y agrega el rol que tuvo durante el debate el otro mecanismo creado, el del Sector Privado. 鈥淟os pa铆ses estaban llevando las discusiones hacia la direcci贸n que favorece los intereses de la gran industria alimentaria鈥. 

 

驴Cu谩les fueron los objetivos propuestos por el MSC para transformar los sistemas alimentarios en el marco del debate? 

 

  • El enfoque hol铆stico de los sistemas alimentarios que reconoce y protege los objetivos p煤blicos de los sistemas alimentarios 
  • El enfoque hol铆stico de los derechos humanos como pilar central para la transformaci贸n de los sistemas alimentarios 
  • La aclaraci贸n de las funciones, la priorizaci贸n de las personas m谩s afectadas por el hambre y la malnutrici贸n y las regulaciones en favor del inter茅s p煤blico  
  • Las dietas saludables sostenibles 
  • La priorizaci贸n de los sistemas alimentarios locales, resilientes y agroecol贸gicos   

 

驴C贸mo result贸 el documento final de las directrices? Las referencias a dietas 鈥渟aludables y sostenibles鈥 fueran descartadas para seguir sosteniendo un concepto de salud atado a la mercantilizaci贸n, conforme al C贸dex Alimentario de la Organizaci贸n Mundial de Comercio (OMC), permisivo con la producci贸n con plaguicidas y agrot贸xicos; el fomento a los mercados locales abastecidos por la agricultura familiar fue atropellado por la l贸gica del comercio internacional; las recomendaciones para volcar la producci贸n a sistemas agroecol贸gicos que preserven la biodiversidad quedaron como una opci贸n m谩s entre las nuevos avances agroindustriales de 鈥渋ntensificaci贸n sostenible鈥.  

 

El concepto central de 鈥渢ransformaci贸n de los sistemas alimentarios鈥 qued贸 debilitada y a merced de cada pa铆s: 鈥淪e deber铆a alentar la transformaci贸n de los sistemas alimentarios de forma coherente, seg煤n corresponda y de conformidad con los contextos y capacidades nacionales鈥, define el documento en contra de posicionamientos propios de la ONU. 

 

鈥淓l intento desde el MSC de incluir la referencia a la transformaci贸n del sistema alimentario era central. Porque, como est谩 funcionando hoy en d铆a el sistema alimentario dominante, nos est谩 llevando a una crisis social y ambiental, mientras el hambre y la desnutrici贸n contin煤an en aumento鈥, lament贸 Ackermann, argentina e integrante del mecanismo por la ONG Sociedad para el Desarrollo Internacional (SID, por sus siglas en ingl茅s), y agreg贸: 芦La delegaci贸n argentina fue muy funcional al resultado final, cada vez que se habl贸 de la necesidad de transformar los sistemas alimentarios expres贸 su oposici贸n禄. 

 

La co-facilitadora del MSC sostiene que fue la presi贸n de los pa铆ses agroexportadores como Argentina, Australia, Brasil, Canad谩, Rusia y Estados Unidos 鈥攔eforzado con mecanismos de participaci贸n no inclusivos habilitados por la situaci贸n de pandemia鈥 la que decant贸 en un documento 鈥渄茅bil鈥 y que, por tanto, 鈥渘o es 煤til para el trabajo de los movimientos sociales en sus territorios鈥. Adem谩s, Ackerman advirti贸 que el resultado del documento 鈥減uede amenazar lo que se ha alcanzado en pol铆ticas p煤blicas para la agricultura familiar y los peque帽os productores hasta el momento鈥 y volvi贸 a lamentar las 芦presiones禄 del bloque de pa铆ses agroexportadores que avanz贸 sobre la intenci贸n de pa铆ses como Senegal, M茅xico, Cuba, Suiza y el bloque de la Uni贸n Europea para impulsar cambios. 

 

Estados Unidos 鈥攕in oposici贸n del bloque agroexportador鈥 intent贸 desconocer como marco de aplicaci贸n de las directrices la Declaraci贸n de los Derechos Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales. 鈥淔ue un momento cr铆tico porque es parte de una lucha de a帽os, que fue un logro en 2018, y pon铆a en cuesti贸n el mismo sistema de Naciones Unidas鈥, record贸 la co-facilitadora sobre el punto que hizo que el MSC abandone moment谩neamente las negociaciones. 

 

La declaraci贸n se mantuvo dentro del documento, pero sin compromiso de aplicaci贸n.  

 

El rol de la delegaci贸n Argentina en las directrices sobre alimentaci贸n y nutrici贸n 

 

La representaci贸n de la Argentina en el debate sobre las Dvsan 鈥攁 cargo del representante ante los organismos de la ONU en Roma, Carlos Cherniak鈥  funcion贸 en bloque con las posiciones de los pa铆ses agroexportadores en defensa del actual modelo agroindustrial. 鈥淟a Argentina se posicion贸 como si el 谩mbito de negociaci贸n fuera la Organizaci贸n Mundial de Comercio (OMC), cuando est谩bamos dentro de otro marco m谩s ambicioso鈥, se帽al贸 la co-facilitadora del MSC y resalt贸 su sorpresa por el 鈥渁bismo鈥 exhibido en las exposiciones sobre los sistemas agroecol贸gicos, con posiciones claras a favor de la tecnologizaci贸n y la agricultura intensiva, y las incipientes muestras a favor de esos sistemas con la creaci贸n de la Direcci贸n de Agroecolog铆a.  

 

Respecto de la posici贸n argentina durante el debate de las directrices, es revelador el an谩lisis del documento de comentarios al borrador de las directrices, entregado por la Argentina antes del inicio de la ronda de negociaciones finales. Por ejemplo, ante la referida propuesta de insertar la 鈥渢ransici贸n鈥 o 鈥渢ransformaci贸n鈥 a sistemas alimentarios sostenibles, la Argentina expuso en sus comentarios: 鈥淧rejuzgan respecto de la sostenibilidad actual de varios sistemas alimentarios e indican una necesidad de cambio que puede no ser apropiada en algunos de ellos, que ya son sostenibles en las dimensiones social, econ贸mica y ambiental鈥 y pidi贸 鈥渆vitar este tipo de referencias鈥. 

 

La defensa del actual modelo agroindustrial fue tal que la delegaci贸n argentina solicit贸 tambi茅n que se eliminen las expresiones 鈥渕谩s sustentable鈥 porque 鈥渓as mismas prejuzgan respecto de la sostenibilidad que podr铆a ya haber sido alcanzada por determinados sistemas alimentarios鈥, se apunt贸.  En cuanto a los enfoques agroecol贸gicos, los comentarios de la Argentina solicitan incorporar al texto 芦otros enfoques innovadores禄 y pidi贸 agregar 芦la promoci贸n del intercambio de recursos gen茅ticos en el marco del Tratado Internacional de Recursos Fitogen茅ticos para la Alimentaci贸n y la Agricultura禄. 

 

Por otro lado, respecto de los derechos de los pueblos ind铆genas, la delegaci贸n argentina pidi贸 quitar de un p谩rrafo la descripci贸n que mencionaba la necesidad de que los Estados protejan los 芦derechos de pueblos ind铆genas y otras comunidades con sistemas tradicionales de tenencia de la tierra que ejercen la autogobernanza de las tierras, la pesca y los bosques禄 y pidi贸 limitarlo a 芦la legislaci贸n y normativas nacionales, seg煤n sea apropiado禄; solicitud que qued贸 reflejada en el texto final de las directrices. El t茅rmino 芦seg煤n sea apropiado禄 tambi茅n funcion贸 en otras partes del documento final para limitar la consulta a los pueblos ind铆genas. 

 

La 煤nica posici贸n argentina acorde con los lineamientos del MSC fue la del impulso a pol铆ticas de igualdad de g茅nero, aunque Ackermann la calific贸 de 鈥渃osm茅tica鈥 debido a que la delegaci贸n nacional no las defendi贸 ante la falta de respaldo de los otros pa铆ses miembro, como s铆 ocurri贸 con los temas referidos a la industria agroalimentaria.  

 

鈥淎rgentina se posicion贸 como si el 谩mbito de debate fuera la OMC鈥 

 

鈥斅緾贸mo fue la posici贸n de la Argentina en el resto de los puntos de la discusi贸n? 


鈥擫a Argentina se posicion贸 como si el 谩mbito de negociaci贸n fuera la Organizaci贸n Mundial de Comercio (OMC), cuando est谩bamos dentro del marco de la CSA. Por ejemplo, cuando se hac铆a referencia en el debate a la 鈥渋nocuidad de alimentos鈥, la posici贸n Argentina era ajustarse al C贸dex Alimentario de la FAO-OMS. Desde el MSC tenemos muchas preocupaciones en relaci贸n al C贸dex porque es un instrumento desarrollado solo para el comercio de alimentos, que no contempla los otros tipos de producci贸n y, muchas veces, juega en contra los peque帽os productores.  


鈥 Adem谩s es un c贸digo que no prioriza la preservaci贸n de la salud y permite la presencia de agrot贸xicos en alimentos鈥 


鈥擡l objetivo del grupo de trabajo del MSC era salir de ese enfoque 鈥渘utricionista鈥, que muchas veces solo se concentra en t茅rminos limitados de la salud, y ampliar el debate al modelo de producci贸n: sin agroqu铆micos, que respeten el medioambiente. Por eso, en el cap铆tulo de 鈥渋nocuidad de alimentos鈥 era importante para nosotras salir del marco del C贸dex Alimentario, que estandariza la producci贸n agroindustrial, para que las directrices respalden alimentos que no son comercializados a trav茅s de los supermercados sino de los mercados locales y otras redes que conectan a productores y consumidores.  


鈥擫a priorizaci贸n de sistemas alimentarios locales fue uno de los puntos que plante贸 el MSC. 


鈥擣ue uno de los debates m谩s intensos que tuvimos porque los mercados locales son los que menos respaldo tienen en las pol铆ticas p煤blicas de los gobiernos. Para nosotros era importante que existiera en el documento referencias exclusivas a c贸mo los mercados locales contribuyen no solo a las dietas saludables sino a las relaciones sociales y a las econom铆as de los peque帽os productores de alimentos.  


鈥斅緼rgentina mantuvo su postura corporativa en este punto? 


鈥擟ada vez que se hac铆a referencia a los mercados locales hab铆a un rechazo o, como fue en el caso de la Argentina, se ped铆a ampliar la definici贸n a 鈥渕ercados locales, regionales e internacionales鈥. De esa manera las directrices no ofrecen ninguna gu铆a de prioridades.  


鈥斅緾贸mo leyeron este rechazo al fomento de la producci贸n y abastecimiento local? 


鈥擡s una visi贸n que nos preocup贸 y es parte del avance de los pa铆ses agroexportadores para centrar todas las soluciones en el comercio internacional. A pesar de que la pandemia demostr贸 que las alternativas alimentarias que aportan los mercados locales fueron las que sostuvieron el abastecimiento en los territorios. Cualquier menci贸n a los sistemas alimentarios locales se vio rechazado, siempre con la narrativa de favorecer al mercado internacional.      


La lectura de los comentarios hechos por la delegaci贸n argentina ante la FAO vuelve a poner de relieve la crudeza con la que el Gobierno rechaz贸 las propuestas de las organizaciones y movimientos sociales. 芦Las menciones en este punto a la promoci贸n de mercados locales podr铆a implicar el aval a pol铆ticas de 鈥榗ompre local鈥 bajo la no comprobada idea de que 茅stos proveen alimentos m谩s nutritivos que aquellos producidos en zonas distantes. Tal discriminaci贸n a los productos extranjeros sin debido sustento cient铆fico podr铆a terminar siendo perjudicial para el logro de la seguridad alimentaria y la nutrici贸n禄, fue la posici贸n argentina.  


La Argentina incluso recomend贸 quitar del documento un fragmento en el que se prioriza que los comedores escolares sean abastecidos con productos de peque帽os productores y de la agricultura familiar. En el documento final se mantuvo la prioridad pero se agreg贸 la aclaraci贸n: 鈥淐uando proceda鈥. 

  

鈥斅縃ubo alg煤n otro punto clave propuesto por el MSC que haya sido rechazado por la Argentina y el bloque de pa铆ses agroexportadores? 

 

鈥擮tro de los puntos importantes que se rechaz贸 completamente fue el de incorporar en el texto el t茅rmino 鈥渄ietas sostenibles y saludables鈥. Los pa铆ses del bloque agroexportador lo hicieron con el argumento de que no era un lenguaje acordado por la ONU previamente. Cuando, justamente, est谩bamos en un espacio de debate que nos convocaba a ser m谩s ambiciosos.   


鈥斅縌u茅 argumentos se presentaron para intentar torcer esa posici贸n?

 

鈥擧ubo un proceso de generaci贸n de evidencia sobre lo que son las 鈥渄ietas sostenibles y saludables鈥 con un proceso de consulta a expertos de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) y de la FAO, que produjeron un informe para sostener que el pedido fuera incorporado. El t茅rmino 鈥渟ostenible鈥 no solo se refiere a la dimensi贸n ecol贸gica sino tambi茅n a las dimensiones social y cultural, o sea que las dietas no solo sean saludables sino que respeten y protejan el medioambiente, los medios de producci贸n y la cultura de alimentaci贸n de cada pa铆s. Las dietas no son algo individual sino un bien com煤n y centrar el debate de las dietas solo en la dimensi贸n de salud tiene un impacto en la producci贸n de alimentos tradicionales de los peque帽os productores. Adem谩s de que estamos en una crisis ecol贸gica y ambiental, que nos exige transformar los modos de producci贸n ya. Pero no fue contemplado con el mismo argumento, que no estaba acordado dentro del lenguaje ONU con anterioridad.  


鈥擡l 茅nfasis por sostener lo 鈥渟aludable鈥 como 煤nica dimensi贸n de las dietas parece chocar con el debate respecto del etiquetado de alimentos, que en la Argentina est谩 frenado por el lobby empresarial, 驴el etiquetado de alimentos fue parte del debate en la negociaci贸n de las directrices? 


鈥擡l etiquetado era otra de nuestras prioridades para seguir lo que ya comenz贸 a hacerse en Chile. El tema de etiquetado qued贸 muy debilitado en las directrices, de hecho porque la OPS tiene directrices mucho m谩s avanzadas. Lo que qued贸 est谩 por deatr谩s de la OPS y de lo que se hace en Chile, Uruguay, M茅xico. Por parte de la Argentina hubo mucha resistencia y siempre interven铆a solicitando que lo acordado deb铆a estar en l铆nea con los acuerdos internacionales de la OMC, pero desconoc铆a lo recomendado por la OPS.  


鈥擫a Agroecolog铆a era otra de las l铆neas propuestas por el MSC. 驴C贸mo eval煤a el resultado del documento?  


鈥擲iempre planteamos que el Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA) deber铆a llevar el debate en paralelo entre sistemas de alimentaci贸n y nutrici贸n y agroecolog铆a porque para lograr sistemas alimentarios sostenibles en todas sus dimensiones la v铆a verdadera es la agroecolog铆a. En 2018, se acord贸 abrir un debate bajo el t铆tulo de 鈥淩ecomendaciones Pol铆ticas sobre Enfoques Agroecol贸gicos y Otras Innovaciones鈥, que es otro proceso que se est谩 desarrollando actualmente. Pero dentro del marco de las negociaciones de las directrices sobre sistemas alimentarios y nutrici贸n se volvi贸 a abrir la puerta para poner a la agroecolog铆a al mismo nivel que esas 鈥渙tras innovaciones鈥, abriendo nuevamente un listado. Eso sienta un precedente complicado para el debate de las recomendaciones con la inclusi贸n de definiciones como 鈥渁gricultura inteligente鈥 e 鈥渋ntensificaci贸n sostenible鈥, ninguno de esos sistemas prioriza las dimensiones ecol贸gicas y sociales en l铆nea con la agricultura familiar.  


鈥斅緾贸mo se posicion贸 la delegaci贸n argentina en este aspecto? 


鈥擜rgentina fue muy fundamental para incorporar las 鈥渙tras innovaciones鈥. Lo que resaltamos de Argentina es la contradicci贸n que existe entre algunas pol铆ticas del actual gobierno de apoyo a la agricultura familiar y la creaci贸n de la Direcci贸n de Agroecolog铆a y lo que se lleva al debate en el CSA, donde se minimizan al mismo nivel que otros enfoques que siguen promoviendo desde la agricultura industrial. Por ejemplo, en las negociaciones en curso sobre las recomendaciones pol铆ticas sobre agroecolog铆a y otros enfoques innovadores, la Argentina quiere evitar que se cite el documento 鈥淟os 10 elementos de Agroecolog铆a鈥 aprobado por los Estados miembro de la FAO. 

 

Fuente: Tierra Viva 

 

Red Escuelas Verdes
Suscripción al Boletín
Nombre:
mail:
La suscripción al boletín se envió
correctamente.

Muchas gracias

.:volver:.
Complete los datos requeridos.
Si no se envía el formulario intente
nuevamente mas tarde.

Muchas Gracias.

.:volver:.
Ud ya se encuentra registrado en
nuestro Boletín Ambiental .

Muchas Gracias.

.:volver:.
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
ECOURBANO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.
pie